EU Resource Centre

This Anti-Corruption Helpdesk brief was produced in response to a query from the European Commission. The Anti-Corruption Helpdesk is operated by Transparency International and funded by the European Union

Query

¿Podrían proporcionar argumentos, evidencias y posiblemente casos de estudio que refuten la afirmación de que la corrupción puede tener valor como una fuerza positiva en la economía?

Objetivo

Algunos profesionales del ámbito del desarrollo sostienen que la corrupción puede tener efectos positivos al generar flujos económicos paralelos y neutrales. Además del argumento de que la corrupción sería necesaria para “lubricar” el desempeño de la economía, consideran a la corrupción como un factor “positivo” (en términos sociales y económicos) y “redistributivo”. Quisiéramos contar con argumentos que refuten esta afirmación.

Contenido

1. La corrupción menoscaba el crecimiento y las actividades comerciales
2. La corrupción incide en la desigualdad y en la distribución del ingreso
3. La corrupción afecta la gobernabilidad y el entorno de negocios en general
4. Referencias

RESUMEN

Si bien la mayoría de los documentos especializados coinciden en reconocer el impacto negativo de la corrupción para el crecimiento económico, algunos investigadores continúan sosteniendo que el efecto de la corrupción en el crecimiento depende del contexto. Concluyen que, en algunos países con un alto grado de regulación donde no existen instituciones de gobierno y sistemas de gobernabilidad efectivos, la corrupción puede compensar los obstáculos burocráticos y las falencias institucionales “lubricando” el funcionamiento de la economía. 

Este argumento no resiste un análisis serio que considere el efecto disvalioso a largo plazo de la corrupción para el crecimiento económico, la igualdad y la calidad de la gobernabilidad y el entorno institucional de un país. Las evidencias indican que la corrupción puede afectar negativamente el crecimiento económico, a través de su impacto en aspectos como inversión, tributación, gasto público y desarrollo humano. La corrupción en general debilita el marco regulatorio y la eficiencia de las instituciones estatales, ya que la captación de la renta pública distorsiona los incentivos y los procesos de adopción de decisiones. 

La corrupción también incide en la distribución equitativa de recursos entre la población, generando desigualdad en los ingresos, frustrando la eficacia de los programas de bienestar social y, en última instancia, frenando el nivel de desarrollo humano. Esto, a su vez, podría atentar contra el desarrollo sostenible, el crecimiento económico y la igualdad a largo plazo.

Authors

Marie Chêne, Transparency International, tihelpdesk@transparency.org

Date

15/03/2014

Tags

Close search

Responsive versions of the site in progress.